María Eugenia Rodríguez Palop, una mujer entre España y Europa

Jurista, profesora, investigadora, ensayista y articulista: María Eugenia Rodríguez Palop encabezará la lista de Podemos para Europa, sustituyendo a Pablo Bustinduy en las próximas elecciones del 26 de mayo de 2019.

Naturalde Llerena, Rodríguez Palop se licenció en Derecho por ICADE-Universidad Pontificia Comillas en 1993, adquiriendo el grado de Doctora en Derecho por la Universidad Carlos III de Madrid en 2000.

Ha sido subdirectora del Instituto de Derechos Humanos “Bartolomé de las Casas” de la Universidad Carlos III de Madrid y actualmente es Responsable de Relaciones Internacionales de dicho Instituto. Además, está al frente de la Cátedra Unesco “Violencia y derechos humanos: gobierno y gobernanza“, la Cátedra “Antonio Beristain” de Estudios sobre el Terrorismo y sus Víctimas y el Grupo de Estudios Feministas. Es codirectora del Máster en Derechos Humanos y Democratización de la Universidad Externado de Colombia y miembro del Instituto de Estudios de Género de la Universidad Carlos III de Madrid. Por estas razones Rodríguez Palop puede ser considerada una militante feminista, ecologista y especialista en derechos humanos.

Ha publicado varios libros en coautoría, cómo La nueva generación de derechos humanos. Origen y justificación y Claves para entenderlos nuevos derechos humanos, así como un buen número de artículos y trabajos sobre movimientos sociales, reivindicaciones y derechos emergentes, intereses colectivos, bienes comunes, sostenibilidad y decrecimiento, republicanismo, feminismos y derechos de las mujeres, justicia reconstructiva/restaurativa y víctimas. 

Feminista, ecologista y firme contra la ultraderecha

Además de laspublicaciones ya mencionadas, Rodríguez Palop ha publicado recientemente un libro titulado Revolución feminista y políticas de lo común frente a la extremaderecha”. En él examina precisamente lo que considera queson los “antídotos” frente a la ultraderecha: el feminismo y las políticas de lo común. Para Rodríguez Palop estos dos conceptos sirven de “dique decontención” para los movimientos ultraderechistas que han ganado fuerza en los últimos años en Europa y también en España. Ella define el movimento feminista como muy radical y el miedo de mucha gente es que quizás se dirige a un público muy radical. A este propósito responde: “El problema es que cuando el feminismo aflora como una alternativa política, lo hace también como algo que pone en cuestión el statu quo y por lo tanto también otras alternativas políticas, que son básicamente conservadoras. El feminismo no es que ahora sea así. Ha sido siempre así, pero ahora es más conocido que antes. Siempre hasido un movimiento revolucionario y haido siempre contra las estructuras establecidas. Los guardianes de esas estructuras existen no por casualidad, sino debido a ciertas ideologías, ciertas formas de ver el mundo”. Habla también de un feminismo militante y anticapitalista, una alternativa abiertamente anticapitalista que tiene como objetivo la defensa de los derechos de las mujeres. La bandera del feminismo como potencia transformadora de la sociedad y el método democrático y solidario para resolver los retos sociales, económicos y ecológicos derivados de las diferentes crisis y de la amenaza de la extrema derecha.

Estos conceptos se incluyen en su programa político para las europeas y para hacer frente a Vox, el partido de extrema derecha liderado por Santiago Abascal. Rodríguez Palop quiere encontrar el modo de fortalecer emociones positivas, vínculos liberadores y relaciones incluyentes que resulten atractivas para una clase trabajadora aislada y empobrecida, para la que el empleo ya no es una fuente deintegración ni de socialización.

Hacia Europa

Durante una entrevista para el periódico El diario, Rodríguez Palop afirma que “... el proceso de integración europea ha llegado a verse como un proyecto elitista basado en la des-democratizaciónacelerada del sistema de Estados europeos. De alguna manera, se ha convertidoen un lugar en el que paulatinamente los derechos de los ciudadanos han ido cediendo, y se sufre de un cierto déficit de legitimidad y de legitimación”. El Brexit es un claro ejemplo de este fenómeno, así como el crecimiento de una extrema derecha eurófoba: estos elementos convirtieron a Europa en un lugar inseguro e inestable. Y esta inseguridad, que ya es endémica, resulta electoralmente rentable para las derechas que encuentran en el nacionalismo, la xenofobia y el proteccionismo una expresión de pertenencia alternativa.

En el ámbito europeo Rodríguez Palop defiende los derechos de los migrantes y critica las políticas migratorias europeas que siempre han sido solo de controlde las fronteras, políticas reactivas, que no se han apoyado en ninguna estrategia común de resolución de conflictos y postconflictos. Afirma que “laciudadanía se ha articulado como un privilegio. La condición de extranjero, de inmigrante, de irregular, de sin papeles, de asilado, de apátrida, es la condición gracias a la cual hemos logrado conservar ese privilegio”. Propone así una política de acogida y de apertura a los migrantes que llegan de situaciones de guerra y dificultades, gestionando la multiculturalidad y los procesos migratorios.

Rodríguez Palop no está a favor de romper con Europa, no cree que el Estado-Nación sea una buena solución, aunque es lo que ya está pasando en algunos países. La clave, subraya, es fortalecer las instituciones para romper con el neoliberalismo, tomar en serio la democracia, reforzar mucho los vínculos supranacionales a nivel europeo, conectar con los perdedores y, sobre todo, regular los mercados e impulsar la redistribución.

Como mujer feminista y ecologista, defiende los derechos de los ciudadanos, la democracia, y una nueva forma de organizar la vida en todos los sentidos, incluida la economía: un modelo de Estado que apoye a todas las personas, sin discriminación.