La vuelta del franquismo

Quién es Santiago Abascal y cómo llegó a la escena política española

En Europa estamos asistiendo al nacimiento de movimientos y partidos políticos de extrema derecha que intentan destacar la identidad nacional de cada país, rompiendo con la idea de una Europa unida. Italia y Hungría son algunos ejemplos, pero España también tiene su representante.

Vox nace oficialmente como partido en 2014 de una escisión del ala más extremista del PP y se afirman como líderes Santiago Abascal y José Ortega Lara. En las elecciones generales de 2016 obtuvo un 0,20%, pero en las de Andalucía del 2 de diciembre 2018, pasaron al impresionante resultadodel 11% (12 escaños). En las generales del 28A, VOX obtuvo el 10%, por lo quetendrán 24 diputados en el Parlamento.

Santiago Abascal tiene 42 años, nació en Bilbao en 1976 y es padre de cuatro hijos. A los 18 se afilió al Partido Popular. Desde entonces fue enlazando cargos como presidente de las Nuevas Generaciones del Partido Popular de Euskadi, parlamentario autonómico y secretario de Educación en el País Vasco, hasta que acabó abandonando el partido en 2013 tras acusar a Mariano Rajoy de “traicionar los principios de la formación”. De familia vasca perseguida por ETA, se alineóen el sector más crítico del PP vasco. En enero de 2014 Abascal presentó junto con Ortega Lara su nuevo partido, VOX. En dicha presentación promovieron un cambio en el modelo territorial, al entender que había “fracasado” el modelo de las autonomías. Esta idea ha sido una constante a lo largo de la historia de la formación y ahora forma parte del proyecto político que quieren llevar al Parlamento. Divorciado de su primera mujer en 2010, contrajo matrimonio en junio de 2018 —tras tres años de relacióny dos hijos en común— con la influencer Lidia Bedman.

Una persona que siempre vivió del sueldo del Parlamento autonómico del País Vasco y que además pudo divorciarse de su primera mujer gracias a leyes que ahora quiere desmantelar. Aún contando con el hecho de que esquivó la mili (pero quisiera reintroducirla), parece el perfil perfecto de una persona que nunca votaría a Vox.

El partido no posee un verdadero programa electoral, sino 100 medidas para una España viva. Vamos a extraer los puntos más significativos de la línea política regional, estatal y europea.  

La política territorial es una prioridad y la abolición de la autonomía regional forma parte de la primera sección del programa (España, Unidad y Soberanía). Afirman, además,  la necesaria “devolución de Gibraltar y el desmantelamiento de las redes de piratería, narcotráfico, contrabando y blanqueo de capitales que se extienden desde la colonia”. Sin embargo, el punto 9 de la misma sección habla de un tema aún más peligroso: la derogación inmediata de la Ley de Memoria Histórica, que fue aprobada el 26 dediciembre de 2007 y que incluye el reconocimiento de todas las víctimas de la Guerra Civil (1936-1939) y de la posterior dictadura del general Francisco Franco (1939-1975). Eliminarla significaría olvidar y anular todos los esfuerzos que llevaron a la aprobación de esta ley treinta y dos años después del final dela dictadura.

”Transformar el Estado autonómico en un Estado de derecho unitario que promueva la igualdad y la solidaridad en vez de los privilegios y la división. Un solo Gobierno y un solo Parlamento para toda España. Como paso previo: devolución inmediata al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Seguridad y Justicia limitando en todo lo posible la capacidad legislativa autonómica”. El partido quiere, paralelamente, ejecutar un “plan integral para el conocimiento, difusión y protección de la identidad nacional y de la aportación de España a la civilización y a la historia universal, con especial atención a las gestas y hazañas de nuestros héroes nacionales”.

Pasando a la sección de Inmigración, el partido, declaradamente pacifista como su líder Abascal, quiere una deportación y una depuración del estado de todos los inmigrantes irregulares, además de una persecución de todos las “mafias de comercio callejero”. Palabras muy fuertes para utilizaren un programa de gobierno. El tema de la inmigración abarca otra temática: la inseguridad, que se manifiesta con la voluntad por parte del partido de introducir una leyde defensa del hogar. El caso de Remigio permitió entender lo que quieren hacer: “Si cualquiera utiliza un arma y mata o hiere a un criminal, no solo nova a ser condenado, sino que le daremos la medalla al mérito civil”, comodeclaró el numero dos del partido José Ortega Smith.

La política negacionista de la igualdad de género, inaugurada en el parlamento andaluz, se destaca en casi todas las secciones: desde la invalidaciónde las cuotas de género en el parlamento (Ley electoral y Transparencia), la derogación inmediata de la ley de violencia de género (Vida y Familia), hasta la supresión de las “intervenciones quirúrgicas ajenas a la salud” comoel cambio de género o el aborto (Salud). Lo que más sorprende es que estos cambios son apoyados por afirmaciones no solo débiles, sino que hacen temblar las piernas. Mazaly Aguilar, la segunda neo candidata a las elecciones europeas, afirma quela abolición de la ley de violencia no significa no defender a las mujeres maltratadas, pero esta norma solo defiende a una parte de la familia, dejando afuera cualquier otro tipo de violencia intrafamiliar. Además, Pablo Casado (PP) insistió, dando la vuelta muy poco hábilmente a los datos, que el 25% delas víctimas de maltrato no son mujeres. Resulta que el otro 75% son mujeres y son asesinadas a  manos de parejas o exparejas.

Por lo que concierne la sección Europa e Internacional, no se definen euroescépticos, pero tampoco son “eurocomplacientes”, como ha declarado el númerouno a las europeas Jorge Bauxadé. Además Abascal critica que ahora “hay una gran nebulosa sobre los grupos del Parlamento europeo” y por eso van a concurrir solos a las elecciones.

Los grandes enemigos para Vox en Europa son los que llaman “oligarcas” de Bruselasy también aquellos gobernantes (como Ángela Merkel) que han favorecido una inmigración masiva que va destruyendo poco a poco las raíces católicas. Centrándonosen el discurso religioso, el partido español es el único de Europa que tiene raíces católicas a diferencia de lo que ocurre en Italia o Hungría. Lo que quiere Vox es una vuelta a lo que ellos definen lo “tradicionalmente” aceptado: armas para la defensa personal, las corridas de toros, la caza, la religión y la familia heterosexual.